David Leisner y la distonía focal

Ergonomia, postura de los guitarristas clásicos, dolores y molestias
Gonzalo Barreiros

David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Gonzalo Barreiros » Sab Dic 19, 2009 2:54 am

Como prometí, voy a ir traduciendo esta entrevista que puede ser útil a muchos que padecen esa enfermedad u otras, que nos impiden tocar. Es muy alentador.

Una entrevista con David Leisner

Por Carol Lehman
Guitar Review, Verano de 1994


(Observar por favor que esta entrevista tuvo lugar en 1994, dos años antes de que David Leisner se recuperara totalmente de la distonía focal. Su respuesta a la pregunta sobre “el único aspecto más importante de la técnica del que deben ser concientes los guitarristas para evitar causar daño físico” es una descripción temprana de cómo finalmente él se curó de la distonía focal.)

En 1984 David Leisner se vio obligado a abandonar su carrera de concertista debido a un problema neuromuscular en su mano derecha. Después de cinco años de buscar ayuda en una mezcla de expertos orientales y occidentales en medicina y músculos, comenzó a desarrollar su propia solución. Su enfermedad le enseñó una lección difícil. Mientras que otros podrían haber encontrado demasiado arduo el camino, su amor por la música, unido a la perseverancia y la observación concienzuda, le permitió triunfar.
Después de un receso de siete años, está dando conciertos nuevamente, triunfando sobre la convención y comunicando el goce de su arte a los demás.

Carol Lehman:

-¿Cómo describiría su problema de técnica y la enfermedad resultante?

David Leisner:

- Cuando toco, los dedos anular y meñique de mi mano derecha se curvan descontroladamente hacia mi palma. La naturaleza indolora de mi enfermedad la distingue de muchas otras similares.

CL:

- ¿Qué diagnóstico médico se le dio a su enfermedad?

DL:

- Hubo varios, pero el más común fue distonía focal. El consenso general fue que parecía estar relacionado a una enfermedad muscular más que a una neurológica, aunque jamás hubo una evidencia concluyente de ninguna de las dos.

CL:

- ¿Cuándo se dio cuenta por primera vez que tenía un problema?

DL:

- En 1984 comencé a experimentar una pérdida de velocidad en mi interpretación a lo largo de uno o dos meses, hacia el final de la temporada de conciertos. Cuando terminó, comencé a investigar qué estaba sucediendo cuando practicaba. A medida que practicaba más cuidadosamente que nunca antes, mi mano respondía cada vez menos a mis requerimientos.
Mi condición se deterioraba rápidamente. Al comienzo de la nueva temporada en septiembre, di un concierto en la zona de Pórtland, Oregon, a pesar de mi problema. Durante este concierto realmente tuve que volver a digitar la música en medio del programa, ¡que incluía los Doce Estudios de Villa-Lobos! Fue una experiencia más bien desgarradora.

CL:

- ¡Eso es realmente algo!

DL:

- Por supuesto, yo estaba terriblemente deprimido después, y sabía que no podría dar otro concierto más. Así que comencé a cancelar nuevos conciertos uno a uno. Finalmente, tal vez medio año después, decidí simplemente dejar de tocar totalmente.

CL: ¿Cómo le fue investigando sobre una posible curación y cuáles fueron algunos de los primeros pasos que dio?

DL: Lo primero que hice fue ir a ver a un guitarrista aquí en New York que había tenido alguna experiencia trabajando con personas que tienen varias discapacidades en la mano y los ha curado. Mi primera sospecha fue que había algo erróneo en mi técnica pero después de una cierta cantidad de sesiones no sentí que estuviera progresando y que se me estaba enseñando lo que ya sabía. Simultáneamente fui a ver a un quiropráctico, pero eso no me ayudó. Después fui a ver a un terapeuta en Shiatsu, el mejor de la zona, un verdadero maestro. Al Shiatsu, por cierto, se lo describe como acupuntura sin agujas.


CONTINUARÁ...

SEGUNDA PARTE

CL: ¿Un masaje profundo de los puntos (N. del T.: se refiere a los puntos de acupuntura)?

DL: Correcto. Combina el masaje con una comprensión de los puntos y los meridianos del cuerpo. Mientras que el shiatsu no me ayudó con mi enfermedad de alguna manera obvia, sentí que era algo que podía ser útil, así que continué ese tratamiento hasta el presente como un cuidado preventivo. A lo largo del transcurso de cinco años, visité a un neurólogo, a un kinesiólogo clínico, a un especialista en “biofeedback”, a un fisioterapeuta y a un mioterapeuta (terapia muscular).

CL: El pianista Leon Fleisher intentó con la bioterapia. ¿Usted tuvo algún resultado positivo de ese tratamiento?

DL: Leon Fleisher fue al mismo mioterapista que yo, en Washington, DC. Mientras que creo que la mioterapia puede ser muy exitosa al tratar problemas similares al mío, no me curó, y no curó a Fleisher. Estos problemas que decimos que son muy similares, de hecho son muy variados, así que por favor comprenda que cuando respondo a sus preguntas sobre el éxito o fracaso de cualquiera de estos tratamientos, sólo estoy hablando por mí. La mioterapia no funcionó para mí. También fui a un especialista de mano. Irónicamente, era el que menos sabía acerca de esta enfermedad en particular.

CL: ¿Este doctor sugirió cirugía?

DL: Muy sorprendentemente, nadie, incluyendo al especialista de mano, sugirió cirugía. Él dijo que la cirugía no era una opción en este punto. Esto me sorprendió porque había escuchado de varias personas con problemas similares a quienes les habían recomendado cirugía. Algunos se operaron, sin éxito. Fui a un terapeuta Hoshino…

CL: ¿Qué es eso?

DL: Hoshino es una forma inusual de terapia basada en ideas orientales que involucra tratamiento manual como shiatsu, pero con una manipulación muscular más profunda, más parecida al Rolfing. Es una terapia ecléctica. Mientras que este terapeuta había tenido una larga cadena de éxitos, especialmente con músicos, no sólo no tuvo éxito conmigo, sino que también fue el único que le causó un mayor daño a mi mano. Mi enfermedad realmente empeoró después de trabajar con él. Afortunadamente, cerca de un año después, mi mano volvió a lo que era cuando fui por primera vez a él. Fui a varios tipos diferentes de terapeutas. Cada uno me decía: “Sí, puedo curar este problema”, y ninguno lo hizo.

CL: ¿Usted investigó estas terapias a lo largo de cuántos años?

DL: Unos cinco años. Y no todas estas personas están en New York. Gasté una cantidad enorme de tiempo, dinero (la mayoría de esto no lo cubre el seguro médico) y energía, especialmente energía psíquica, intentando encontrar una cura. Fui muy bueno recibiendo consejos y haciendo ejercicios que me recomendaban. Realmente puse toda mi confianza y todo mi esfuerzo en cada uno de esos tratamientos. Cada vez mis esperanzas se elevaban hasta el cielo y luego se venían abajo.

CL: ¿En qué momento se sintió tan desilusionado con el proceso que decidió abandonar la búsqueda de una cura?

DL: El último tratamiento que intenté fue el tratamiento Hoshino, y cuando mi mano se dañó, pensé: “Debo detenerme. Esto no me está llevando a ninguna parte. Quizás haya algo que pueda encontrar dentro mío para ayudarme”. Ese fue probablemente el movimiento más inteligente que hice en esos cinco años.
Durante un largo tiempo simplemente no hice nada al respecto. Y luego comencé a pensar sobre la supinación y la pronación. La supinación es la rotación del brazo derecho en sentido horario desde el codo, de modo que la palma de la mano gira hacia arriba. La pronación sería la rotación el la dirección opuesta, en sentido anti horario, de modo que la palma mire hacia abajo. Me di cuenta de que a partir de mi lesión, mi mano estaba supinando más que lo normal. Tantas veces por día como pudiera pensar en ello, mientras caminaba, o de pie, o sentado, suavemente pronaba mi brazo, sobre compensando la adaptación incorrecta que la lesión había causado. Después de hacer esto durante un tiempo, comencé a notar una muy ligera mejoría, una confianza mayor y fuerza en el lado meñique de mi mano. Luego descubrí que cuando iba a dormir a la noche mis codos se iban hacia el costado. Mis brazos creaban una especie de forma en V junto a mi cuerpo. Así que intenté, al irme a dormir, llevar mis dos brazos derechos, pero relajados, a mi lado, y pronar el brazo derecho lo más posible.

SIGUE

CL: Usted está describiendo una especie de conciencia corporal y control mental.

DL: Correcto; sólo los comienzos.
CL: ¿Cómo desarrolló la técnica que usa ahora? ¿Evolucionó a partir de ese proceso gradual de conciencia física?

DL: Fue un despliegue natural de eventos. Creo que esos ejercicios diarios que recién describí incrementaron gradualmente mi confianza en el control de mi mano, de maneras muy ligeras y sutiles. Durante ese tiempo ocasionalmente tomaba la guitarra, tocando de cualquier forma que pudiera. (Por supuesto, por esos tiempos tenía hambre de hacer música).

CL: Puedo imaginarlo.

DL: Pulsaba las cuerdas de cualquier forma que pudiera, y cuanto más lo hacía, más comprendía que lo que estaba haciendo era pulsar con el pulgar y el índice mientras el anular y el meñique estaba curvados hacia mi palma. Mi dedo medio estaba generalmente hacia fuera con el dedo índice, pero frecuentemente tendía a ser tirado hacia dentro por los dedos curvados. Cuanto más tocaba más comprendía que mi interpretación estaba sonando bastante bien y que lo único que necesitaba era practicar más. Sentía que podía desarrollar la técnica de tocar sólo con el pulgar y el índice simplemente volviendo a digitar las obras. A lo largo del tiempo, esto se hizo cada vez más sofisticado hasta el punto donde me sentí lo suficientemente confiado para ofrecer medio recital para algunas audiencias privadas. Finalmente me presenté al público con esto en 1991.

CL: Y ahora está tocando conciertos completos.

DL: Sí, desde 1991 he tenido una agenda llena de conciertos y estoy casi de vuelta adonde estaba en 1984.

CL: Mencionó en el pasado que hay un repertorio que con su nueva técnica estaría más inclinado a interpretar. ¿Hay algunas obras que consideraría fuera de los límites en este momento?

DL: Sigo descubriendo que las obras que creía fuera de los límites ahora son posibles si realmente aplico mi mente a eso e intento descubrir maneras inteligentes de trabajar alrededor de mi discapacidad. Por ejemplo ahora he descubierto nuevas formas de hacer una cantidad de los estudios de Villa Lobos, que hace unos pocos años creía que serían completamente imposibles de tocar, y los he incluido en mis programas durante un par de años. Lo mismo puede decirse de una obra como la Sonata de Ginastera. Yo creía que nunca sería capaz de tocar esa obra en mi condición, y sin embargo la última vez que la vi, se me ocurrieron varias soluciones problemas específicos, y ahora creo que es posible tocarla nuevamente.

CL: Es obvio que usted ha hecho algunas observaciones muy interesantes sobre la técnica como resultado de este proceso. En su opinión, ¿Cuál es el aspecto más importante de la técnica sobre el que deben estar atentos los guitarristas para evitar causar un daño físico?

DL: Como resultado de mi lesión, he llegado a comprender algo muy importante. Tiene que ver con el uso de los grandes grupos musculares del brazo. Me parece que la generación reciente de guitarristas y maestros, incluyéndome, ha enfatizado el uso de la articulación del nudillo. Mientras que creo que es algo bueno y necesario para tocar bien el instrumento, también creo que hay más que eso. Cuando usas la punta del dedo o todo el dedo desde la articulación del nudillo, sólo estás usando los músculos más pequeños del antebrazo. Lo que necesitas hacer es involucrar a los grupos musculares grandes del brazo. Ahora, esto es mucho más sutil que mover el dedo desde el nudillo.
Cuando comencé a experimentar con estas ideas, pensaba en mi mano como una gran gota, una masa de nada, y movía esa gota mientras pulsaba una cuerda, sin ayuda adicional en absoluto desde la muñeca, en un movimiento exagerado hacia arriba en dirección a mi cara. De este modo podía sentir la participación de los grupos musculares grandes en el toque. Por ejemplo, si quieres pulsar la tercera cuerda, piensas en tu mano y antebrazo como una pieza, unificada por una muñeca que está estabilizada y no tensa, y tiras tu gota en un manotazo hasta pasar la sexta cuerda, no hacia fuera, no lejos de la guitarra, sino directo hacia tu cabeza. Ante todo, escucharás un sonido mucho más grande y redondo de lo que esperabas.

CL: ¿A qué se debe eso?

DL: A que estás trabajando con un gran músculo. Es como si intentaras mover una gran roca. Puedes intentar mover la roca empujándola con tu mano o puedes ser más eficaz poniendo una palanca bajo la roca y empujando la palanca que te ayuda a mover la roca más fácilmente. Es una palanca mayor. Si sólo la mueves con una palanca menor, entonces estás usando más fuerza para tener menos efecto.
De modo que cuando mueves la cuerda con tu gran gota de manotazo hacia arriba en dirección a tu rostro, puedes sentir a los grupos musculares grandes “en la cuerda”. Es sutil, pero puedes sentirlo. Apenas te sientas confiado en esa sensación, podrás recrearla sin el movimiento exagerado que debes usar al comienzo. El toque hacia arriba, por supuesto, es para movimientos realizados por los dedos i., m. o a. Para el movimiento del pulgar pulsas hacia abajo exactamente de la misma forma. Aquí puedes sentir lo que Segovia y sus discípulos llamaban “el peso” del brazo.
Lo que siempre me confundió y a mí y a los demás era que el concepto de “ peso” se describía en referencia a un toque hacia arriba. Cuando uno piensa en peso, se imagina un fuerza descendente, así que cuando combinas un toque ascendente con el concepto de peso, quieres dejar caer la mano después del toque bastante artificialmente. De hecho, creo que lo que Segovia y sus estudiantes estaban describiendo sin el necesario conocimiento anatómico era la participación de los grupos musculares más grandes.
Cuando comento estas ideas, muchas personas inmediatamente las objetan diciendo: “hay demasiado movimiento”. Siempre les digo dos cosas: lo primero es que en el nivel temprano del aprendizaje de cualquier habilidad técnica, la libertad de movimiento es más importante que la economía de movimiento. Si enfatizas la economía sobre la libertad al comienzo, tu mano se vuelve rígida y puede dañarse. He visto esto muy frecuentemente. Lo segundo es que cuanto más rápido toques, el movimiento debe ser más pequeño. Sin embargo, para la mayoría de las velocidades, tu mano puede moverse un poco. Mientras ese movimiento sea libre y relajado, está bien. Al relajar la muñeca, que es un receptáculo muy sutil de la tensión, e involucrándola muy poco en el movimiento de la mano, el camino hacia abajo del brazo, desde el cuello hasta la mano, se vuelve libre y abierto.
Si en 1984 hubiera sabido lo que sé ahora, probablemente podría haber prevenido mi lesión. Al comienzo creía que provenía del resultado de una técnica errónea, pero cada aspecto de mi técnica estaba aprobado por los profesionales médicos cuyas opiniones busqué. No había nada anatómicamente desventajoso que estuviera haciendo.
Lo único erróneo, algo que nadie señaló, fue que no estaba involucrando a los grandes grupos musculares, y como resultado los músculos más pequeños probablemente se cansaron.

ÚLTIMA PARTE

Creo que no estoy hablando solamente de mi propia situación, sino sobre la ejecución de la guitarra, de hecho, sobre la ejecución instrumental en general. Creo que muchas de las lesiones que hoy en día afectan a los instrumentistas no existirían más si incorporaran más a los grandes grupos musculares en su ejecución. La razón por la cual las lesiones de la ejecución han logrado proporciones casi epidémicas puede ser explicada por el hecho de que la demanda a los instrumentistas se ha vuelto crecientemente más grande a lo largo de los años. Las competencias, por ejemplo, requieren un repertorio más difícil, y más rápido, tocar más fuerte. Estas demandas pesadas se les hacen a los instrumentistas que después nos las apoyan con una técnica basada en el uso de los grupos musculares mayores. Entonces algunos músculos de los brazos y las manos finalmente se rinden.

CL: ¿Recomendaría otro ejercicio como un deporte o yoga?
DL: Sí. Una de las muchas cosas que he aprendido como resultado de esta triste experiencia fue la importancia del estiramiento a lo largo del día, especialmente después de la práctica. Cuando nos sentamos a practicar durante media hora o una hora o más, estamos inclinados hacia nuestro instrumento y contraemos nuestros músculos de modo antinatural en el proceso. Lo que deberíamos hacer inmediatamente después es expandir y estirar. Después de una sesión de práctica es extremadamente importante hacer una serie de ejercicios que estiren no sólo los dedos, las manos y los brazos, sino también el cuello, los hombros, la espalda superior e inferior, e incluso las piernas, porque todo ello forma las bases sobre las cuales trabajan las manos y los brazos. Sin tener esa base en buenas condiciones y en un estado flexible, las manos y los brazos se van a cansar. Así que es extremadamente importante descubrir cuáles estiramientos son beneficiosos para esas partes de su cuerpo. El especialista en biofeedback con el que trabajé al comienzo sugirió la natación, y he estado nadando regularmente desde entonces. Estuve muy agradecido por esa sugerencia. Siento que nadar ha cambiado mi vida. Es un ejercicio tan saludable para el estiramiento general, para mejorar la respiración y la circulación, y para mejorar el tono muscular de todo el cuerpo. No me canso de recomendarlo. Por cierto el Yoga y el Tai Chi también son prácticas maravillosas. Hay una cantidad de buenas formas de ejercitar y tonificar el cuerpo. Los guitarristas y otros instrumentistas son atletas. Lo que hacemos es atlético y debemos estar en buena condición física para desarrollar esa actividad.

CL: ¿Cómo ha influido toda esta experiencia en otros aspectos de su vida profesional? Habló sobre técnica, práctica y ejercicio físico, ¿pero qué hay de la filosofía y los objetivos?

DL: Lo más importante que he aprendido es la necesidad de equilibrio entre el trabajo y la relajación. Antes de mi lesión yo era una persona bastante Tipo A , muy ambicioso, sumergido en la carrera y con una elevada ética de trabajo. No puedo decir que me haya convertido en otra persona, pero siento que una buena cantidad de esa absorción ha sido suavizada de un modo muy saludable.

CL: ¿No cree que eso hubiera ocurrido en el transcurso de la vida misma?

DL: No, no necesariamente. Creo que las cosas a veces ocurren por una razón, y esta podría haber sido una de las razones por la que me ocurrió la lesión. Quizás me tendrían que haber sido sacudido y dicho: “Cálmate, detente y relájate un poco”. Por ejemplo, simplemente por estirarme después de la práctica, le estoy haciendo a mi cuerpo una gran cantidad de bien y también estoy haciendo algo que es relajante. No hay objetivos en eso más que simplemente aflojarse. Esto ha demostrado ser una experiencia muy satisfactoria y liberadora para mí. Antes, podría haberme sentido culpable si tomaba un tiempo entre las sesiones de trabajo para mirar a la pared o caminar, en vez de hacer una llamada de negocios o hacer algún otro trabajo relacionado con la profesión de una manera “eficiente”. Ahora, puedo darme permiso para hacer esas cosas que me permiten algún espacio, y algún alivio de mis actividades profesionales.
Como resultado, he descubierto que mi trabajo se ha beneficiado enormemente (supongo que es análogo a la libertad técnica de la que estuve hablando antes). Ahora tengo libertad de movimiento y expresión en mi vida profesional, gracias a este tiempo dedicado a relajarme. Creo que hoy todos estamos absorbidos por muchas cosas diferentes. Ha ocurrido muy lenta y sutilmente. Por ejemplo, ¿se dio cuenta de que muchos lugares de negocios que antes estaban cerrados los domingos ahora están abiertos? ¿Se dio cuenta de que los lugares están abiertos más horas para los negocios? ¿Se ha dado cuenta de cuánta gente lleva los celulares por la calle para continuar con sus negocios mientras se trasladan? Hemos extendido nuestra vida profesional más y más fuera de nuestras oficinas y nuestros estudios. En un fenómeno muy peligroso e insalubre. Los músicos son particularmente individualistas. Deben serlo, hasta cierto punto. Pero exactamente hasta qué punto, creo, es la clave del asunto.
Creo que hay un punto más allá del cual no hay retorno, y los resultados de la naturaleza ambiciosa comienzan a rebotar contra nosotros.

CL: ¿Hay algún repertorio que recomendaría a los guitarristas con una lesión profesional similar a la suya, o para el guitarrista principiante?

DL: En general, la literatura del siglo XIX para guitarra es la más natural para las manos. En su mayoría, esa literatura fue escrita por guitarristas que tenían un conocimiento íntimo del instrumento. Uno debe ser cuidadoso de las obras que incluyen muchos estiramientos de la mano izquierda, digamos el repertorio Regondi, que es una música maravillosa pero fue escrita para un diapasón más corto.

CL: ¿Por lo tanto no recomendaría instrumentos del periodo para este repertorio?

DL: Bueno, eso podría ser útil. Depende de la mano. Depende de varias cosas. Ciertamente, el instrumento del periodo hará mucho más fácil tocar ese repertorio porque ese es el instrumento para el cual escribieron los compositores. Con Regondi es particularmente útil. Pero con una excepción, la literatura del siglo XIX provee de una salida muy natural para la técnica de ambas manos, y no creo que uno pueda hacerle mucho daño a las manos tocándola.

CL: Usted dijo en una entrevista que recuperar el uso de su mano derecha fue como enamorarse de nuevo. ¿Aun se mantiene la analogía?

DL: Otra cosa que me ha dado mi lesión es una conciencia y apreciación mayor de lo que hago. Me he vuelto mucho más agradecido simplemente por la habilidad de tocar el instrumento y compartirlo con la gente.

CL: En su interpretación se transmite mucho goce. Lamentablemente uno no encuentra esto con frecuencia cuando va a escuchar música.

DL: Creo que algunos de los goces más intensos de la vida pueden ocurrir después de algunas dificultades o traumas importantes. Ciertamente tengo mi parte de eso, una de las cuales fue la lesión de la mano. He sido afortunado de poder surgir triunfalmente de lo que durante varios años parecía una tragedia.

CL: Es evidente que usted creció como artista y como intérprete a partir de esta experiencia.

DL: Uno debe trabajar dentro de sus propias limitaciones, no contra ellas. Ya sea que las limitaciones sean inherentes, o impuestas desde fuera, uno debe trabajar con ellas y de ese modo, creo, uno puede moverse hacia adelante en la vida.

chino28

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por chino28 » Sab Dic 19, 2009 5:33 am

hola kumgang interesantisimo material.. en realidad desconocia de esa enfermedad... pero me parece muy importante conocer de ella....

espero con ansias el seguimiento de esta entrevista....

entre mas rapido lo pongas mejor!!

:okok:
gracias!

chino28

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por chino28 » Sab Dic 19, 2009 5:53 am

me intereso mucho este tema... busque un poco y me encontre estos videos muy buenos que explican rapidamente la enfermedad...

<object width="425" height="344"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/0WaKsJkqUmU&hl ... ram><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><embed src="http://www.youtube.com/v/0WaKsJkqUmU&hl=es_ES&fs=1&" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="425" height="344"></embed></object>[/youtube]

Julio Vega
Mensajes: 390
Registrado: Jue Sep 29, 2005 10:46 am
Ubicación: Ontigola Toledo España

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Julio Vega » Sab Dic 19, 2009 11:38 am

Hola gracias a los dos por estos datos,yo padezco esta enfermedad y llevo unos 3 años luchando contra ella,en mi esperiencia personal lo que parece dar resultados es la reeducacion de los dedos y la verdad es que boy mejorando, espero la otra parte de la entrevista, pues me ayuda mucho,muchas gracias y aprovecho para desearos a todos feliz navidad yprospero año nuevo.

Avatar de Usuario
Carlos Ruben Gomez
Profesor
Mensajes: 1215
Registrado: Sab Oct 03, 2009 2:39 pm

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Carlos Ruben Gomez » Dom Dic 20, 2009 1:39 am

Excelente traducción!!!.
Yo leo inglés pero muchas cosas se me escapan porque todavía soy un aprendiz así que me viene bárbaro la traducción de esta entrevista.
Un abrazo
Carlos

Gonzalo Barreiros

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Gonzalo Barreiros » Dom Dic 20, 2009 2:35 am

Me alegra que pueda serte útil Carlos. Ahora traduzco un poco más y lo subo.

Gonzalo Barreiros

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Gonzalo Barreiros » Dom Dic 20, 2009 3:17 am

Segunda parte añadida...

Gonzalo Barreiros

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Gonzalo Barreiros » Dom Dic 20, 2009 5:07 pm

Tercera...ya falta poco.

Gonzalo Barreiros

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Gonzalo Barreiros » Lun Dic 21, 2009 4:23 am

Uffff!!!! Terminé!

chino28

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por chino28 » Lun Dic 21, 2009 3:49 pm

muchas muchas gracias kumgang!

:okok:



:bravo:

chino28

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por chino28 » Lun Dic 21, 2009 3:50 pm

ya lo lei completo....
muchas muchas gracias kumgang!


:okok:



:bravo:

Gonzalo Barreiros

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Gonzalo Barreiros » Lun Dic 21, 2009 8:02 pm

De nada Chino.
Saludos

ricardo vilches

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por ricardo vilches » Lun Dic 21, 2009 9:32 pm

Gracias Kungang por traducir la entrevista!!
Habría que tomarse muy enserio las palabras de este hombre, tocár sin tensión y relajarse cuando es necesario, es una de las cosas mas importantes para nosotros los guitarristas, y que no le damos la importancia que tiene, hasta que nos enfermamos, recién ahí es cuando tomamos conciencia de lo importante que es...

Saludos y felices fiestas!

Gonzalo Barreiros

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Gonzalo Barreiros » Mar Dic 22, 2009 1:39 am

Así es Ricardo, a veces hay que llegar a ese punto para darse cuenta de lo importante que es estar relajados (en general, no sólo cuando tocamos). Para mí fue una alegría leer y traducir esto, y me deja un sabor de esperanza ya que este año me diagnosticaron la "enfermedad de Dupuytren" que aunque no está relacionada con la tensión, es similar. Por ahora estoy siguiendo el consejo de una persona en quien confío, que me dijo que se debe al exceso de ácido en el organismo, por lo tanto estoy alimentándome con frutas que favorecen la alcalinización del cuerpo. La medicina occidental sólo espera el desarrollo de la enfermedad (los dedos se curvan hacia la palma) y recién entonces operan, pero la cirugía tampoco ha demostrado ser efectiva.
Felices fiestas y los mejores deseos para todos.

Avatar de Usuario
Carlos Ruben Gomez
Profesor
Mensajes: 1215
Registrado: Sab Oct 03, 2009 2:39 pm

Re: David Leisner y la distonía focal

Mensaje por Carlos Ruben Gomez » Mar Dic 22, 2009 9:11 am

Muchísismas gracias por todo el esfuerzo que haz realizado para traducir semejante artículo.
Un abrazo
Carlos

Volver a “Ergonomia, postura de los guitarristas clásicos”